Una aproximación al método

Aunque más adelante veremos la metodología en detalle, puede ser interesante que, como concepto previo, hagamos una primera aproximación a qué es lo que se hace en un proceso de coaching.

Ya hemos visto antes el concepto de acompañar a una persona a dialogar consigo misma para hacer explícita nueva información (Lo primero que debes saber sobre el Coaching Realista). Ahora vamos a concretar un poco más sobre cómo se consigue eso cuando se tiene una conversación profesional de coaching.

Se podría decir que el progreso de un usuario de coaching comienza por elaborar de forma coherente el discurso de su situación. Muchas personas llegan al coaching pensando que traen un análisis de la situación que tiene mucho sentido y así lo explican. Sin embargo, la mayoría (por no decir todos) no se dan cuenta de las incongruencias en su planteamiento.

Por ejemplo, Pilar trajo a la sesión la necesidad de tomar una decisión. Quería estudiar la carrera de psicología, pero no sabía si lo quería por ella misma o porque era bueno para su trabajo. Le preocupaba que si la carrera no le gustaba terminara dejándola. Eso suponía un problema porque comenzarla era un sacrificio económico para la familia y tenía presiones en casa al respecto.

¿Ves la incongruencia? Tal vez no, porque esto tiene sentido para ti, pero observa más detalladamente. Vuelve a leer la explicación. Fíjate en que su problema es que si la carrera no le gusta lo dejará y no quiere comenzar sin saber que la terminará porque para empezar tiene que hacer un desembolso importante. La inconsistencia está en que eso no tiene ninguna relación con su objetivo. ¿Qué relación hay entre que lo haga por ella o por su trabajo y que las asignaturas le gusten o no?.

Este discurso (recuerda este concepto porque lo utilizaremos mucho) es inconsistente. En cierta forma son piezas de puzles diferentes.

Una cosa es que lo haga porque ella quiera o porque le sea útil. Eso es un dilema. Otra cosa es que cuando comience le guste o no le guste. Ese es otro dilema o incógnita. Que decida hacerlo por ella misma no va a hacer que la carrera le guste. Por lo tanto, aunque ella descubra que quiere comenzar los estudios para satisfacción personal, puede encontrarse con que la carrera no le gusta, y al revés.

La sesión se resolvió porque el coach se centró en conseguir que Pilar describiera la situación de forma coherente, no hizo falta más. En ese proceso Pilar se desbloqueó porque cuando su discurso fue coherente desapareció el problema.

Por lo tanto, el primer paso es conseguir que el discurso del usuario se coherente. Si después de este hito, el problema sigue existiendo, entonces el coach trata de conseguir más información y ampliar la descripción. Porque el usuario ha descrito una situación mostrando todos los elementos que componen el problema pero el coach no acepta esa única y limitada visión. El coach no está de acuerdo (ni en contra) de lo que trae el usuario y lo acompaña a enriquecer su punto de vista con más detalles. Al finalizar esta fase, el usuario tiene un discurso coherente y con más información de la que trajo. Trae una descripción más amplia. Como quien desdobla un mapa, tiene más información de la misma situación. Ni que decir tiene que, a veces, esto es suficiente para que la persona encuentre sus propias soluciones. A esto lo podemos llamar una toma de conciencia no dirigida, porque el coach es ignorante de todo esto, sólo ha acompañado al usuario a tener más información sobre lo que él mismo trae y a relacionar esa información.

Si el usuario no ha resuelto la situación tras añadir toda esta información, el coach entonces lo acompaña a ponerla en duda. El coach sabe que el discurso del usuario, aunque esa coherente y esté ampliado, si no le ofrece opciones, no le sirve. El coach no piensa que sea falso, lo que sabe, porque lo está observando, es que ese discurso no es útil. Así que comienza la siguiente fase, que es reinterpretarlo. Para esto existen técnicas y es donde la mayoría de estilos de coaching se centran. El Coaching Relista también lo hace, pero sólo después de haber superado las dos etapas anteriores.

Por lo tanto, tenemos un discurso que tiene sentido y es extenso. Después de un rato de conversación, ese discurso comenzará a tambalearse en algún lugar. Alguna afirmación será matizable, mejorable o errónea. Cuando el usuario encuentre ese elemento  que puede ser explicado de otra forma o puede ser observado desde otro punto de vista, todo su discurso cambiará.

Un componente importante de esta fase de flexibilización es la búsqueda de recursos. Partiendo de que no es lo mimo “no poder” que “no saber cómo”, el coach acompaña a cuestionar también los “no se puede”, de esa forma el usuario localizar recursos propios para resolver la situación.

Y una vez producido el cambio en cómo el usuario interpreta la situación, sólo queda concretar en qué cambia esto sus planes, qué puede hacer diferente ahora y cómo lo va a hacer.

Varias páginas más adelante encontrarás información más detallada sobre este proceso, por ahora quédate con estos pasos:

 

  1. Coherencia
  2. Ampliación
  3. Flexibilización
  4. Concreción de cambio

 

Esos son los conceptos que se trabajan en el coaching. No necesariamente en una única sesión, pero sí en ese orden.

Ya hemos visto que cuando hablas con un amigo, la conversación puede hacerte cambiar tu punto de vista y que el coaching replica ese sistema para que tú hables contigo mismo y cambies desde tu propia deliberación. Los pasos que acabas de ver están alineados con esa forma de explicar el coaching. Así sucede que, cuando hablas con un amigo, él intenta comprenderte y cuando hablas contigo mismo el coach trata de que tú mismo te comprendas. Eso es la coherencia. Luego el amigo quiere saber más sobre lo que le cuentas y cuando hablas contigo mismo el coach intenta que tú mismo observes más de lo que has observado. Esa es la ampliación. Después de eso, un amigo te propondría nuevas ideas, te rebatirá algunas, te ofrecerá su punto de vista; pero si estás conversando contigo mismo, el coach te ayuda a que te replantees las afirmaciones que sustentan el discurso que traes, eso es la flexibilización. Y, cuando el amigo ve que has cambiado tu punto de vista o, en el caso de una conversación contigo mismo, tu realidad cambia, entonces sólo queda concretar qué va a suceder ahora que el problema es diferente. Esa es la concreción del cambio.

Con estas comparaciones intento que comprendas la filosofía del Coaching Realista, el modelo que se aplica. Esto es muy importante para que comprendas qué sucede en las sesiones y cuál es el rol que desempeña el coach.

Recuerda que el coach es un facilitador que provoca que la persona dialogue consigo misma, de esta forma consigue información nueva sin que el coach la aporte, porque el coach es un ignorante de la vida del otro y sólo puede ofrecer un método de conversación que permita al usuario tomar conciencia y responsabilidad sobre lo que sucede.

Esto se logra con metodología, concentración, aceptación, apertura y algunas técnicas que iremos viendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 opiniones en “Una aproximación al método”

  1. Me encantan tus contenidos. Este tipo de coach es el que más se adecúa al que necesito para la actividad en la que estoy planeando desarrollar.
    Me encantaría participar en una sesión de coach en línea. ¿Cómo puedo conseguirlo?
    Este es mi WhatsApp
    +51 ———
    Perú
    Tailandia Fonseca.

    1. Hola Tailandia, sera un placer tener esa sesión.

      Te he enviado un correo electrónico con información.

      Saludos
      Carlos Melero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.